7 de febrero de 2008

La "otra guerra de los mundos" en México

Por: Andrés Eloy Martínez Rojas
El Universal

En 1938 Orson Wells transmitió en los Estados Unidos una adaptación radiofónica de la novela "La guerra de los mundos", de H.G.Wells, con tan gran éxito que ocasionó una sicosis masiva entre los habitantes de Nueva York y Nueva Jersey (donde supuestamente se habrían originado los informes).

La estación de policía y las redacciones de noticias estaban bloqueadas por las llamadas de oyentes aterrorizados y desesperados que intentaban protegerse de los ficticios ataques con gas de los marcianos.

Sesenta años después, el 31 de octubre de 1998, la historia se repetiría pero ahora en el estado de Morelos, en México, en donde la estación local de radio XEART recrearía la fantástica historia de Wells en su horario de mayor audiencia dentro de un noticiario matutino, advirtiendo con antelación de su dramatización.

La historia daba cuenta del avistamiento y posterior caída de un extraño objeto desde el cielo para lo cual se contó con el testimonio de varios testigos (actores) que narraban con asombro cómo un objeto luminoso se había estrellado en la montaña más prominente de la zona.

Al instante las líneas telefónicas de la estación de radio se llenaron de llamadas del público sumamente alarmado por lo que estaban escuchando, pese a ser advertidos acerca de los hechos ficticios ahí narrados.

El punto culminante de la narración ocurre cuando un grupo de bomberos (actuando también para la representación radiofónica) llegan al lugar de la caída del misterioso objeto, que de el testimonio de campesinos curiosos que rodean al objeto se desprende, es una nave espacial, intentando abrirlo, produciéndose entonces una gran explosión y la aparición de un alienígena, en este momento se pone fin a la representación radiofónica, haciendo nuevamente mención que se trataba de la representación de la guerra de los mundos.


Profecía marciana

Durante los 60 minutos que ésta había durado, una serie de eventos se habían puesto en marcha en Morelos, como la movilización de diferentes cuerpos policíacos e incluso el ejército comenzó a realizar un reconocimiento por la zona en la que supuestamente había caído la nave.

Grupos de periodistas y curiosos también arribarían al supuesto lugar del incidente. Contando con la asesoría de la sociedad astronómica Urania, la producción radiofónica procuró mantener la mayor veracidad y apego a la transmisión original de Wells, con resultados muy parecidos, puesto que aun y cuando ya había quedado claramente establecido el contexto de las noticias sobre el ovni, el ejército siguió patrullando durante el resto del día en busca de la caída de un supuesto meteorito.

De acuerdo con la sociedad astronómica Urania, Arthur C. Clarke, en su obra 2001: Una odisea en el espacio, escrita en 1966, narra en forma retrospectiva (la novela esta ubicada en el año 2001) la realización de dos dramatizaciones más de la historia de H.G.Wells, con lo que de manera casual se cumplió tal profecía, entonces futurista.

En Portugal, al mismo tiempo, otra estación radiofónica dramatizaría la obra de H.G. Wells, con los mismos efectos registrados en México. Para la agrupación astronómica lo ocurrido en México y otras partes del mundo, demuestra el grado de aceptación que existe entre la población, aun sin ninguna evidencia científica, sobre la posibilidad de la existencia de una civilización en el espacio, capaz de sojuzgarnos con una tecnología más avanzada.

Hasta el momento, sin embargo, la única civilización que sabemos existe en el Universo es la nuestra. De esta forma durante el siglo XX, la idea de una invasión marciana ocasionaría en tres ocasiones sicosis colectivas separadas geográfica y temporalmente, una de las cuales tendría a México como uno de los escenarios dramáticos de la otra guerra de los mundos, aun presente en los recuerdos de quienes escucharon la atemorizante emisión radial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario