28 de mayo de 2008

El cazamarcianos de Londres

Aportado por Graciela Lorenzo Tillard
Exonline

Nick Pope, un estudioso británico del fenómeno OVNI, señala que documentos desclasificados dan cuenta de que la población inglesa ha visto objetos extraños en el cielo de su país.

Nick Pope se ha especializado en el tema de los objetos voladores no identificados.

Los británicos fueron testigos del aterrizaje de un platillo volador en el campo, en diciembre de 1980. Éste y muchos de los misterios de los objetos voladores no identificados (OVNI) están disponibles en los Archivos Nacionales de Gran Bretaña.

El Ministerio de Defensa británico desclasificó y publicó en su página web, el pasado abril, documentos con todos sus secretos sobre lo que está más allá del planeta Tierra.

Para Nick Pope, un estudioso y ferviente amante de los ovnis, poder revisar los datos que guardó el gobierno inglés durante más de 50 años es una noticia que da la vuelta al mundo entero.

"Muchas personas en el país han visto un OVNI, y mucha gente del gobierno se siente atraída por el tema", aseguró Pope, quien trabajó en el Ministerio de Defensa como investigador.

El científico aseguró, vía telefónica desde Londres, que la mayoría de los testimonios que conservan los Archivos Nacionales provenían de gente del Ministerio de Defensa (Mod) y del ejército inglés. Los documentos dan cuenta de que la población inglesa vio objetos no identificados en el cielo de su país, sobre los puentes o cerca del río Támesis.

"Doce o quince esferas naranjas moviéndose alrededor del cielo. Subían y luego se alejaban", dijo el testigo que estaba en la carretera M4, en el condado de Wiltshire, el 3 de febrero de 2007. Nada de lo que está registrado podría tener una explicación lógica. Y es que es difícil imaginar la silueta de un objeto plano en la parte de arriba y redondo hacia abajo, como describió alguien que vio este cuerpo no identificado un día a las ocho y media de la noche en Duxford, Cambridge. Los testigos, en muchos de los casos registrados son pilotos, como los que vieron a un objeto brillante que era amarillo o naranja, con una parte oscura, que bien pudo ser un hueco.

Y así se describieron los cerca de 11 mil reportes de ciudadanos ingleses, a quienes les preguntaban la fecha y hora del fenómeno, la descripción del objeto y la ubicación exacta del espectador. Por medio de una carta, el testigo debía explicar también las condiciones del clima al momento de ver algún objeto en el cielo y la presencia de algún testigo.

Mientras en México sólo 44 por ciento de las personas creen que hay vida en otros planetas, según una encuesta que llevó a cabo Grupo Mitofsky, Pope asegura que éste es el tema "número uno" entre los intereses de los ingleses. Pope investigó a los objetos voladores no identificados, pero de manera privada, contó.

"El gobierno mantuvo siempre toda esta información bajo resguardo simplemente porque el ministerio de Defensa debe cuidar la información confidencial", comentó. Sin embargo, la administración inglesa nunca aceptó la existencia oficial de seres extraterrestres. Mientras que el gobierno francés, en 1974 dijo que "el fenómeno (de vida en el espacio) era genuino y se percibía por gente sensible", reportaron los documentos que se mantuvieron en secreto de Estado.

En un documento de 1983, clasificado como el Anexo D, se aseguró que al gobierno le interesaba velar por su espacio aéreo. Incluso aseguró que no invertiría dinero público en estudios para encontrar vida en otros planetas. Y reconoció que ninguna de las apariciones en el cielo fue identificada como enemiga.

"Una vez que se descartó la posibilidad de que fueran naves soviéticas, la identidad de los ovnis no fue interés del ejército británico", explicó el documento desclasificado. Aunque desde principios del siglo XX se habló de los "aviones fantasma", fue hasta los años 40 que se habló estrictamente de objetos voladores no identificados. Los Archivos Nacionales registran que el primer "platillo" apareció en la bóveda celeste el 24 de junio de 1947, cuando un piloto estadunidense sobrevolaba las montañas Cascade, en Washington.

"Kenneth Arnold reportó haber visto nueve objetos extraños que se movían a una velocidad tremenda por el cielo", afirmó el texto. Nick Pope recordó que todas estas anécdotas fueron parte de un "trabajo apasionante y lleno de intriga" que lo fue llevando a encontrar nuevos datos sobre platillos voladores.

Y al preguntarle a Nick si en los documentos desclasificados se demostraba la existencia de seres extraterrestres, aseguró que la prueba no era para todos. "Yo no sé si los ovnis estén alrededor de todo el planeta, pero sí sé que están sobre el Reino Unido", subrayó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario