15 de mayo de 2008

El Vaticano cree en los extraterrestres


Según el astrónomo jefe de la Santa Sede, Dios pudo haber creado vida inteligente en otras partes del Universo.

DIRECTO AL CIELO. Un sacerdote maneja un telescopio del observatorio del Vaticano. / REUTERS.

La creación divina quizá no se paró en la Tierra, por lo que puede haber vida inteligente en alguna otras partes del Universo. A esta conclusión ha llegado el astrónomo jefe del Vaticano, José Gabriel Funes, un jesuita argentino de 45 años que aconseja al Papa Benedicto XVI sobre temas científicos.

Entrevistado por el diario vaticano 'L'Osservatore Romano', Funes argumentó que incluso podía contemplarse la hipótesis de que la vida de otros mundos pueda estar más evolucionada que la humana, sin que esta posibilidad ponga en entredicho la fe en la creación, en la encarnación y en la redención. «Es posible creer en Dios y en los extraterrestres», afirmó Funes.

El jesuita argumenta que no se pueden poner límites a la libertad creativa de Dios. «¿Por qué no podemos hablar de un hermano extraterrestre?», se pregunta el director de los observatorios ubicados en el sur de Roma y en Arizona, que recordaba a San Francisco, para quien todos las criaturas eran seres fraternos.

La astronomía acerca al hombre a Dios y es un «mito» considerar que favorece una visión atea del mundo. El científico vaticano precisó que el Universo no es infinito, ya que tiene 14.000 millones de años, según la teoría del 'big bang', la que mejor explica a su juicio el origen del mundo.

Sobre las posibles fricciones entre esta explicación científica y el relato bíblico, Funes negó la contradicción entre ambas. «Como astrónomo, continúo creyendo que Dios es el creador del Universo y que nosotros no somos productos de la casualidad, sino hijos de un padre bueno, el cual tiene para nosotros un proyecto de amor».


Funes manifestó también que los astrónomos sostienen que el Universo está formado por cien mil millones de galaxias, cada una de las cuales compuesta por cien mil millones de estrellas y que muchas de ellas o casi todas pueden tener planetas. «¿Cómo se puede excluir que la vida se haya también desarrollado en otras partes?», se preguntó el científico.

Ovnis en el Reino Unido

Por otro lado, el Ministerio británico de Defensa desclasificó ayer ocho documentos, redactados entre 1978 y 1987, sobre el avistamiento de ovnis. Entre los textos, algunos de hasta 450 folios, figura la localización de una supuesta nave extraterrestre en la localidad de Wallasey, en el centro de Inglaterra, y otro sobre el puente de Waterloo en Londres.

Esta información fue considerada tan importante que las autoridades pidieron a la Policía y a las bases militares aéreas que registrasen cualquier observación de objetos inexplicables. El personal de la inteligencia británica, sin embargo, estaba más interesado en saber si los casos de supuestos ovnis eran en realidad misiones de espionaje encubiertas de otros países.

No hay comentarios:

Publicar un comentario