28 de mayo de 2008

La dificultad del factor tiempo en la detección de vida inteligente extraterrestre


¿Es posible detectar una civilización extraterrestre? Probablemente no, según un científico de la Universidad de East Anglia. Un modelo matemático producido por el profesor Andrew Watson sugiere que las probabilidades de encontrar vida inteligente, en planetas similares a la Tierra, son bajas, dado el tiempo transcurrido para la evolución de seres tales como los humanos y la inseguridad sobre la longevidad que tendrá la civilización humana.

(NC&T) La evolución de la vida estructuralmente compleja e inteligente se desarrolló tardíamente en la Tierra y ya se ha sugerido que este proceso pudo haber sido gobernado por una pequeña cantidad de pasos evolutivos muy difíciles.

El profesor Watson, de la Escuela de Ciencias Ambientales en la universidad antes dicha, lleva esta idea más lejos, considerando las probabilidades de que cada uno de estos pasos críticos se complete en un plazo de tiempo que no supere la expectativa de vida de la civilización humana, y produciendo un modelo matemático para la evolución de la vida inteligente, que según él es mejor que los modelos previos.


Según el profesor Watson, un límite para la evolución es la duración de la habitabilidad de la Tierra y de cualquier otro planeta similar.

Esta habitabilidad depende de la actividad de la estrella y de otros factores. Algunas teorías sugieren que debido a estas razones, la esperanza de vida futura en la Tierra será "solamente" de alrededor de mil millones de años, lo cual es un corto plazo comparado con los cuatro mil millones de años desde que la vida surgió en el planeta.

El profesor Watson sugiere que son cuatro los pasos evolutivos necesarios para el surgimiento de formas de vida inteligente como los seres humanos. Estos pasos incluyen probablemente la aparición de bacterias unicelulares, de células complejas, de células especializadas permitiendo formas de vida complejas, y de la vida inteligente con un lenguaje establecido.

La vida compleja está separada de las formas de vida más simples por varios pasos que entrañan un laborioso desarrollo evolutivo y superar muchas dificultades, y por lo tanto es obvio que debe ser mucho menos común. La inteligencia está en ese sentido un paso más lejos aún, así que debe ser mucho menos común todavía.

Su modelo sugiere que el límite superior para la probabilidad de que cada paso se complete con éxito es del 10 por ciento o menos, lo que hace, según sus cálculos, que las probabilidades de surgimiento de vida inteligente sean muy bajas: menos del 0,01 por ciento sobre cuatro mil millones años.

Según su modelo, cada paso es independiente de los otros en el sentido de que no necesariamente debe producirse como consecuencia de los anteriores, y en cambio sólo puede darse después de que se hayan completado los pasos anteriores de la secuencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario