31 de agosto de 2008

Son los ovnis una amenaza para la seguridad aérea


Constante reporte de esos objetos en aeropuertos del país

MÉXICO (El Universal).- Mientras para unos observar un ovni es alegría, para otros no, ya que hay voces que se levantan para asegurar que la presencia de los objetos no identificados en el cielo del Distrito Federal representa un serio problema para la aviación civil y militar. Sólo en 2004 el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México “Benito Juárez”, registró una movilización de 23 millones de pasajeros; en 2005 se incrementó a 24 millones 114,000 viajeros y en 2008, en temporada alta, se han registrado entre 73,000 y 75,000 pasajeros por día, y las operaciones entre aterrizajes y despegues oscilan entre 1,000 y 1,050. En temporada baja el movimiento fluctúa entre 60,000 y 65,000 pasajeros por día, y las operaciones están entre los 900 y 950. Esto es un volumen muy importante del movimiento aéreo total en México, aseveró en entrevista telefónica el vocero del aeropuerto, José Luis Uribe, quien dijo que estas cifras “colocan al aeródromo en la posición 40 de los 50 más importantes del mundo y el principal de América Latina”. La preocupación En estos datos reside la importancia de que las autoridades federales y aeroportuarias tomen en serio el tema ovni, ya que en cualquier momento pueden verse afectadas estas operaciones. Sin embargo, afirmó el entrevistado, lo más preocupante es el constante reporte de objetos no identificados sobre los aeropuertos en la República mexicana, que hasta el momento no tienen una explicación. El papel del gobierno Alfonso Salazar, técnico en aviación, afirmó que es importante que las autoridades hagan algún pronunciamiento al respecto, ya que si una aeronave se encuentra con un objeto anómalo a una cierta altitud y es reportado a torre de control o a las autoridades competentes, ellos no harán nada. “En nuestro país no hay los recursos suficientes para sacar un avión del Ejército para que persiga a esos objetos extraños, y si llegara a suceder este escenario, qué buscarían, dónde lo harían; para ese momento quizá el ovni ya se encuentre muy lejos”, indicó. Por último, el vocero del aeropuerto, José Luis Uribe, manifestó que no hay censura ni ningún tipo de veto a algún piloto para que no hable de sus encuentros con algún objeto no identificado. “En conferencias de prensa que he dado junto a capitanes, los periodistas preguntan sobre el tema del cual no hay censura”, relató.

El desplazamiento constante de objetos voladores no identificados de diversas formas, colores y tamaños, que son reportados por los cazaovnis, investigadores y población en general, ha sido común desde hace varias décadas sin que haya una explicación oficial al respecto.

Ovnis

Enrique Kolbeck, controlador de tráfico aéreo del aeropuerto capitalino, recuerda: “Hace unos años llegaban dos aviones a la pista 23; entraban del área de Otumba. Entre las 20 y 21 horas reportaron una luz roja que los había rebasado, la segunda aeronave reportó que vio la luz, pero también observó dos luces más de color blanco que se dirigían hacia el aeropuerto”.

Estas luces comenzaron a brincar y hacer unas maniobras “rarísimas”. Esto fue visto por controladores aéreos, personal de torre de control, autoridades del aeropuerto, en total cerca de 30 personas, asevera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario