11 de septiembre de 2008

Internet Galáctica: Chateando con ET

Neoteo
Por: Ariel Palazzesi
Fuente: Nature

Mientras que algunos, con los pies bien puestos sobre la Tierra, intentamos tener acceso a un ancho de banda decente, económico y que funcione, otros ya están pensado en la manera de establecer una comunicación con estrellas ubicadas a más de 60 millones de años luz del Sol, mediante una Internet Galáctica. ¿Podremos chatear con ET?

La estrella Delta Cephei


John Learned, un científico de la Universidad de Hawái en Honolulu,
asegura que el simple acto de observar las estrellas estaría proporcionándonos datos emitidos por civilizaciones extraterrestres. Learned, cuya especialidad es la física de neutrinos, cree que si los astrónomos trabajasen en este tema, solo les tomaría unos meses de búsqueda para encontrar pruebas de esta exótica Internet Galáctica.

John y sus colegas piensan que pueden enviarse señales a través de la galaxia “simplemente” manipulando un tipo de objetos estelares muy particulares: las estrellas variables Cefeidas. Se denominan así por el nombre de la estrella Delta Cephei, la cuarta en orden de brillo de la constelación circumpolar de Cefeo, primera Cefeida que se observó. Este tipo de estrellas pueden verse incluso en otras galaxias, algunas distantes a más de 60 millones de años luz de la Tierra.


El brillo de las Cefeidas varía con regularidad, y las modulaciones son más notables en longitudes de ondas inferiores, tales como las correspondientes al color azul y el ultravioleta. Los períodos de las Cefeidas están comprendidos entre 0,2 y 100 días, y los astrónomos suelen utilizarlas para medir las distancias estelares o resolver misterios tales como la edad del Universo o qué tan rápido se está expandiendo. Dado que son objetos extremadamente brillantes y lo suficientemente llamativos, debido a sus cambios de brillo, los científicos opinan que cualquier civilización extraterrestre lo suficientemente avanzada realizaría observaciones periódicas de esas estrellas.

Los extraterrestres podrían cambiar el ciclo de la Cefeida

Learned y sus colegas sugieren que para enviar mensajes a través de una estrella de este tipo, los extraterrestres podrían cambiar el ciclo de la Cefeida. Suena como algo casi imposible de realizar, pero el grupo de John ha pensado en todo: una especie de parasol formado por helio ionizado podría inyectarse en la “atmósfera” de la estrella. Luego, cuando la atmósfera estelar se expande, el helio se desionizaria y el ciclo comenzaría nuevamente. Obviamente, no es algo sencillo de poner en práctica, pero al menos es físicamente posible. Una civilización madura tecnológicamente podría hacerlo.

Disparando haz de neutrinos de alta energía directamente al núcleo de una Cefeida podrían alterarse también las reacciones nucleares que se producen en su interior, haciendo que su brillo se intensifique por un instante. Learned hace una analogía entre este efecto y la terapia de choque eléctrico que hace a un corazón dar un brinco.

Intercalando ambos sistemas, helio ionizado y rayos de neutrinos, se podría hacer variar el brillo de la estrella a voluntad, generando “0”s y “1”s visibles desde una distancia enorme. Los investigadores gustan llamar a este sistema, mitad en broma y mitad en serio, "Internet Galáctica”.

Por supuesto, el intentar una comunicación basada en este sistema plantea algunos inconvenientes, al menos, si la física del universo no es demasiado diferente de lo que han deducido nuestros científicos. Por empezar, está el tema de la velocidad de la luz. Chatear con ET implica que nosotros debemos ver sus señales, y él las nuestras. La luz, a pesar de que viaja a 300.000 Km. por segundo, es terriblemente lenta cuando tomamos en cuenta las dimensiones del cosmos. Solo para atravesar nuestra Galaxia demoraría unos 10.000 años, y para cruzarla de extremo a extremo se tomaría 100.000 años. Eso significa que, aunque ET se encuentre dentro de la Vía Láctea, tardaría miles de años en recibir nuestro mensaje y otro tanto en responderlo. (Y tú, que creías que tu Internet era algo lenta).

Luego, está el tema del ancho de banda. Aun con una súper tecnología, solo podría modificarse el brillo de la estrella una vez cada uno o dos días, porque nuestra comunicación consistiría en un grupo de unos 180 bits por años. Digamos que, de lograrlo algún día, hay poco margen para el envío de saludos o emoticones: habría que ir directo al grano. Algo como: “Manden porno intergaláctico.”

Por supuesto, y a pesar de su posibilidad teórica, la Internet Galáctica no es más que un ejercicio de la imaginación de estos científicos. No obstante, si en algún momento los astrónomos descubriesen una Cefeida cuyo ritmo de variación del brillo cambiase día a día, seguramente toda nuestra visión del cosmos cambiaria para siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario