26 de diciembre de 2009

Actividad paranormal, bienvenido a casa

Por: Angélica Pineda

Katie Featherstone (Mutación 2006, Walking Distance, 2009) personifica a Katie, esposa de Micah (Micah Sloat, que debuta en el cine), quien en su nueva casa de San Diego se convierte en el objeto del deseo de un ente diabólico, que a lo largo de tres semanas embarcará a la infeliz pareja en una pesadilla que consecuencias mortales.

La opera prima de bajo presupuesto de Oren Peli recrea uno de los miedos más comunes en las personas (al viejo estilo poltergeist) y la presenta como un “falso documental”, que recuerda a “El proyecto de la Bruja de Blair”.

Filmada en la casa de Peli durante siete días y con un equipo de tan sólo tres personas, la trama cuenta como el matrimonio comienza a escuchar ruidos y ser testigos de pequeños sucesos, que van subiendo de tono a los 15 días de habitar la nueva vivienda.

Micah decide instalar una videocámara en la recámara, que comienza a registrar hechos anormales, como el que Katie que quedase de pie más de dos horas frente a su esposo dormido, bajase al jardín y no recordase nada al respecto. Pero eso es sólo el principio de un final digno de continuación.

El filme carece de la espectacularidad de los efectos especiales que acostumbra Hollywood, sin embargo, se presenta con naturalismo y actuaciones balanceadas, aunque como con toda película de terror el espectador no acaba de preguntarse por qué lo último que hacen los protagonistas es encender la luz cuando algo va mal.

No obstante, lo mejor de “Actividad Paranoramal” comienza a partir de la noche 15 o casi una hora después de transcurrida la película, cuando el fantasma se pone en verdad pesado y marca a su próxima víctima. Los ruidos son el otro protagonista de la cinta, que junto con la cámara fija en la habitación donde duermen Micah y Katie, mantendrán al espectador encogido en su asiento.

Tal vez "Actividad Paranormal" carezca de los estándares de El Exorcista (si de miedos hablamos), sin embargo, sus ganancias sí son de miedo y dan una lección del poder de las redes sociales, y es que la cinta de Peli costó 11,000 dólares, pero ha recaudado tan sólo en EU más de 60 millones desde su estreno en noviembre pasado.

Y es que en buena medida, la promoción de la cinta, que cuenta con el apoyo del productor Steven Schneider y la distribución de Paramount Pictures y Dream Works, ha sido por internet, donde los internautas pidieron el estreno del filme en diferentes puntos de ese país y donde los amantes del cine de terror no han parado de apoyarla .

La película está en México desde esta Navidad y pese a que no es la mejor época para lanzar una película de terror, nunca está demás una buena sacudida a los sentidos, aunque ello implique reavivir los miedos a dormir con la luz apagada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario