23 de diciembre de 2009

Nadie escapará al terror

Por: Alejandro Flores

“El suceso más grande en la historia del cine de terror estadounidense. Ellos lo grabaron… y lo que vieron fue aterrador”, ha dicho la prensa internacional sobre la nueva película de terror que amenaza con hacer temblar de miedo hasta al más valiente de los cinéfilos, Actividad paranormal (Paranormal Activity), que estrena este viernes.

¡Apoco sí!, ¿usted lo cree? ¿el suceso más grande? La mera verdad suena a puro sensacionalismo y publicidad porque si bien éstá no es otra película de miedo, si es otro falso documental que se quiere hacer pasar por una historia verídica. En fin, partamos del hecho de que se trata de un simple juego, aterrador y crudo, pero sólo un juego, un juego que lo llevará a sentir el cotidiano miedo a la oscuridad y el típico miedo a lo que no se ve.

Como en El proyecto de la bruja de Blair, Actividad paranormal según esto es parte de las evidencias de un crimen perpetrado al interior de la casa de Micah y Katie, una joven pareja instalada en San Diego, California que fue atacada por un victimario invisible en el otoño del 2006.

Katie y Micah comienzan a notar que cosas extrañas pasan en su casa, llaves de agua que se abren, focos que se prenden sin razón alguna; después de hablar con un especialista en fantasmas y de descubrirse que a Katie ya le habían pasado cosas similares desde que era niña, el especialista les dice que no es un fantasma sino un demonio. Parece que la forma de deshacerse del espíritu no es huyendo, por lo que deciden quedarse a combatirlo.

Micah decide grabar todo lo que ocurre, una cámara en su habitación registra los sucesos nocturnos: una lámpara que se mueve o ruidos estrepitosos a media noche; como todo buen gringo, Micah busca tomar control de la situación, e ilusamente, capturar al demonio, por eso, sin el consentimiento de Katie, decide dar un paso más en su estrategia: pone talco en la entrada de la habitación.

Actividad paranormal no cambiara en nada la historia del cine de terror pero, sin duda, es una película no apta para cardiacos en esta época de felicidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario