24 de abril de 2010

Crean un chip para detectar vida extraterrestre


El dispositivo es capaz de separar los componentes de una muestra desconocida y analizarla en búsqueda de restos de ADN alienígena

CIUDAD DE MÉXICO.- La humanidad intenta, desde hace años y aún sin éxito, determinar si existe o no la vida en otros planetas.

Según informa la página de tecnología Neoteo.com, el científico Gary Ruvkun -un profesor perteneciente de la prestigiosa Universidad de Harvard- ha desarrollado un “chip” capaz de desmenuzar, lavar y separar los componentes de una muestra desconocida, y analizarla en búsqueda de restos de ADN alienígena.

No se trata de un simple circuito integrado -al menos, no del tipo que utilizan todos los equipos electrónicos que nos rodean- sino de una pieza bastante más compleja.

El ''chip'' de Ruvkun está listo para soportar temperaturas extremas. NEOTEO.COM

Si bien no hay demasiados datos sobre la forma en que hace lo que hace, a partir de la descripción de las tareas que realiza se puede puede deducir que dentro del “chip” de Ruvkun hay bastante más cosas que un trocito de silicio.

Este dispositivo utiliza un detergente para disolver las muestras, y genera ondas vibratorias -semejantes a las ondas sonoras pero de alta frecuencia- que pueden romper las células contenidas en el material analizado para separar las hebras de ADN.

Cuando este proceso acaba, si existe material genético dentro de la muestra, el dispositivo las “pinta” con un color fluorescente para diferenciarlo del resto.

Este minúsculo laboratorio -sólo mide unos 2x2 centímetros- hace una buena parte de las tareas que puede hacer un técnico en un laboratorio terrestre.

Además, está fabricado de forma que sea capaz de soportar las temperaturas extremas que seguramente reinarán en el sitio en que le toque realizar su trabajo, y resiste bastante bien los niveles elevados de radiación que pueda encontrar en otros planetas.

Si bien los especialistas creen que aún es demasiado grande como para poder formar parte de una misión espacial, su inventor cree que puede miniaturizarlo lo suficiente como para cumplir con los requisitos que imponga la agencia espacial de turno.

El objetivo de Ruvkun es “detectar ADN en Marte u otro planeta”. Y aquí es donde empiezan los problemas. Está claro que esta no es una empresa simple. De hecho, no tenemos la más mínima idea de como puede ser la vida alienígena. Todos los ejemplares utilizados para comprender la composición de la vida provienen de la Tierra, y están emparentados entre si. En este escenario, no es raro que todos compartamos una estructura base -el ADN- que determina nuestras características.

No hay comentarios:

Publicar un comentario