27 de mayo de 2008

FRACTAL: Visiones de Marte

El Universal
Por: Andrés Eloy Martínez Rojas

La nave que ya ha enviado extraordinarias imágenes del paisaje de Marte, tan extrañamente familiar, lleva además un disco mini DVD de silicón, en donde va el nombre del autor de este articulo

Un nuevo y sofisticado emisario robótico de la humanidad ha llegado a Marte, la nave Phoenix polar lander de la NASA, con sofisticados instrumentos científicos para analizar el subsuelo del misterioso polo norte marciano.

La nave que ya ha enviado extraordinarias imágenes del paisaje de Marte, tan extrañamente familiar, lleva además un disco mini DVD de silicón, en donde va el nombre del autor de este articulo, grabado junto al de 250 mil personas más.

La idea de enviar tal disco partió de la sociedad planetaria, una organización civil sin fines de lucro creada por el extinto astrónomo Carl Sagan, que ha lanzado naves al espacio. El contenido multimedia se denomina Visiones de Marte y lo componen, entre otros, una colección de literatura sobre Marte, incluyendo la obra de H. G. Wells La guerra de los mundos junto con la histórica transmisión de radio de Orson Welles, los mapas realizados por Percival Lowell sobre los canales de Marte, Crónicas Marcianas de Ray Bradbury y Marte verde de Kim Stanley Robinson.

También contiene mensajes dirigidos a los futuros exploradores y colonizadores de Marte de parte de Carl Sagan y Arthur C. Clarke.

La obra de H.G.Wells es bien conocida por haber descrito la primera guerra interplanetaria entre Marte y la Tierra, tema que se volvería recurrente en muchas historias posteriores que se inspirarían en la obra de Wells.Desde sus primeras líneas la novela nos introduce a una historia fascinante, que aun hoy sigue causando sorpresa; Con infinita suficiencia iban y venían los hombres por el mundo, ocupándose en sus asuntos, serenos en la seguridad de su imperio sobre la materia. ¡Es posible que bajo el microscopio obren de igual manera los microbios, escribia Wells.

Yo mismo lleve en alguna ocasión la obra de Wells a la radio con los mismos resultados que Orson Wells obtuvo en 1938, al provocar una ola de pánico por una supuesta invasión marciana.

Los relatos de Wells cobraron en su época gran credibilidad en parte debido a los descubrimientos dados a conocer por el astrónomo norteamericano Percival Lowell. Lowell fue en Estados Unidos el principal defensor de la existencia de canales en Marte.

Había recogido esa idea de las observaciones y dibujos de Giovanni Schiaparelli, un astrónomo italiano de gran prestigio que había anotado la palabra canali en algunas estructuras alargadas de la superficie del planeta. Lowell se interesó en el tema y pasó varios años observando la superficie de Marte y realizando multitud de dibujos de su superficie. Expuso sus observaciones y teorías en tres libros: Mars (Marte, 1895), Mars and Its Canals (Marte y sus canales, 1906), y Mars As the Abode of Life (Marte como lugar para la vida, 1908).

Gran parte de la iconografía popular de los marcianos como extraterrestres prototípicos proviene de las obras de Lowell sobre los canales de Marte y la necesidad de una civilización avanzada capaz de extraer el agua de sus polos y llevarla a las regiones ecuatoriales menos frías (predicción extrañamente correcta a raíz de los recientes descubrimientos de agua congelada en ambos polos).

En 1912 cuatro años después de que Lowell publicara sus teorías sobre la vida en Marte, el escritor Edgar Rice Burroughs comenzaría una serie de novelas de ciencia ficción sobre los habitantes de Marte. A medida que Lowell se fue quedando solo como defensor de la idea de canales marcianos su prestigio científico, bien establecido anteriormente, se fue hundiendo poco a poco; finalmente incluso Lowell tuvo que rendirse a la evidencia.

Cronicas marcianas

En 1945, la idea de Marte como el hogar de una antigua civilización todavía prevalecía entre algunos nostálgicos del planeta rojo, como el escritor estadounidense Ray Bradbury, quien publico ese año Crónicas Marcianas. Los relatos narran la llegada a Marte y la colonización del planeta por parte de los humanos, que provoca la caída de la civilización marciana y la extinción de los marcianos.

Crónicas Marcianas abunda en descripciones poéticas y melancólicas de Marte y los marcianos, y de la sociedad estadounidense en la época de Bradbury. Si bien el libro se titula "Crónicas marcianas", en él se tratan temas perennes de toda la humanidad: la guerra y el impulso autodestructivo del hombre, el racismo, tanto hacia los marcianos como hacia las otras personas y la pequeñez del hombre ante la naturaleza y el universo.

Sin lugar a dudas una de las partes mas emocionantes del relato, es su gran final, cuando se describe el viaje de pesca de una familia a Marte; escapando de la Tierra, desgarrada por la guerra. Uno de los personajes dice" estoy buscando lógica terrestre, sentido común, gobierno honesto, paz y responsabilidad... No las he encontrado. Ya no existen allá por la Tierra. Y ya nunca volverán a existir. Quizá nunca.

El personaje les muestra los marcianos a los recién llegados: los lleva a un canal donde les señala sus propios reflejos haciendo referencia a que ahora ellos eran marcianos al vivir en Marte. Metáfora que el divulgador científico Carl Sagan tomaría años mas tarde en su serie Cosmos, en un capitulo dedicado a Marte.

Marte verde

Otro de los libros incluidos en la sonda Phoenix es Marte verde del escritor norteamericano Kim Stanley Robinson. La novela forma parte de una trilogía; Marte Rojo, Marte Verde y Marte Azul, en las que narra la historia de la hipotética colonización de Marte por el ser humano iniciada en 2026. Marte Verde es el título del segundo volumen de la Trilogía marciana.

La novela narra los que sucede tras una fallida revolución en el 2061 contra las transnacionales, con empresas tan poderosas que eran más importantes que los propios gobiernos nacionales, y en donde en Marte todo vuelve normalidad. Los sabotajes realizados en acuíferos han hecho que estos suelten su agua a la superficie, donde se mantiene congelada en glaciares y océanos de hielo.

Lo anterior, junto a las nuevas variedades de plantas liberadas en la superficie, supone que el planeta está ya en un estado muy avanzado de Terraformación, pues la temperatura media está subiendo, así como la presión atmosférica. Estos vegetales están también cambiando la concentración de los distintos gases, para hacer posible respirar en la superficie.

Si en la anterior novela destacaba el ascensor espacial y la gestación artificial, en esta son las grandes obras de ingeniería las cosas más llamativas: las empresas pondrán en órbita un gran espejo, la Soletta para reflejar mayor cantidad de luz solar sobre el planeta, y elevar así su temperatura. Su tamaño se mide en miles de kilómetros.

Legado marciano

El hecho de que estas grandes historias de ciencia ficción estén ahora en Marte, adosadas en un disco sobre la sonda Phoenix, constituye un gran homenaje a los visionarios que han podido ver el posible futuro de la humanidad sobre las rojas arenas de Marte.

Un futuro, que ante los graves hechos climáticos que enfrenta la civilización en la Tierra, podría constituir una buena alternativa para cambiar el curso de la historia de la humanidad circunscrita hasta ahora a un solo planeta. Los experimentos que realizara en los próximos meses la nueva sonda marciana podrían cambiar radicalmente nuestra visión de Marte de confirmarse la existencia de algún tipo de vida.

Marte es visible en estos días como un punto rojizo y luminoso por las noches, una buena oportunidad para observarlo y replantearnos cuales serán las nuevas visiones que sobre Marte heredaremos a nuestros hijos, mas allá de la ficción.


*El autor es astrónomo aficionado y divulgador científico. En el 2006 la Unión Astronómica Internacional nombro un cráter en Marte, a partir de una propuesta realizada por él. Ha escrito en revistas como Scientific American.

No hay comentarios:

Publicar un comentario